Con la tecnología de Blogger.

14/4/2012

Fanfic: Summerboy 2da temporada capitulo 26.

Ésta parte de mi vida se llama vacío.


Vacío porque me sentí así luego de esa llamada.


Me sentí también sola, más sola de lo que jamás me había sentido. 


Y luego de todas esas lágrimas reprimidas lloré, y mucho. Por horas hasta que Justin llegó. Aunque estábamos furiosos el uno con el otro, no dudó en abrazarme apenas me vió llorando, consolarme y tratarme con la dulzura de la vida por unos largos minutos. Cuando me calmé me separé algo de él y lo miré. "Mi mamá tuvo un accidente." le dije respondiendo a la pregunta que mentalmente se había hecho. "Y John está enamorado de mi pero no lo quiero, te quiero a ti y lo siento por ser de la forma que fui hoy." lo de John era irrelevante en éste momento pero pensé en decirle para terminar con cualquier tontería que estaba sucediendo entre nosotros.


"Espera, ¡¿qué?! Vámonos, vamos a Miami, tienes que verla." me dijo tomando mi mano y caminando al cuarto sacando varias cosas.


"¡No! ¡No! ¡Por favor no! No puedo ir. No puedo verla así, es mi culpa." grité desesperada, sintiendo un dolor intenso correr por todo mi cuerpo mientras las lágrimas volvían, una y otra vez. Sentí sus brazos alrededor de mi diminuto cuerpo y me dejé abrazar por él, sin dejar de llorar. 


"Shh, no es tu culpa," me susurró una y otra vez aunque yo seguía discutiendo lo contrario. 


"Sí lo es, discutí con ella justo antes, y no sabía que estaba manejando. No te imaginas las cosas que le dije. Es todo mi maldita culpa y.." no pude concluir de decir mientras más lágrimas corrían por mi rostro. 

Me sentía terrible, por primera vez en mi vida la quería viva y conmigo, todo lo que alguna vez dije y mis deseos de muerte hacia ella se habían borrado de mi mente y solo eran pensamientos que nunca debieron salir.


¿Que pasara con Max ahora que no la tiene? ¿Como pude hacer tanto daño solo porque me sentía mal conmigo misma?




Llegué al punto de hiperventilar y estoy muy segura que él nunca me había visto de ésta forma.


"No tienes la culpa amor, no te sientas así, estabas enojada y discutiste con ella pero esa no es la razón del accidente. Tranquilízate." me dijo mientras me sostenía en sus brazos.


No articulé palabras, no podía y tampoco se me ocurría qué decir. Pero en ése momento supe algo: que tenía que estar en Miami con mi familia. 


"Voy a ir," dije levantándome de la cama y terminando el abrazo, inmediatamente haciendo un bolso con cosas esenciales y poca ropa porque tenía allá. "pero tú te quedas. Tienes que trabajar, no puedo decirte que vayas, Scooter se va a volver loco y además tienes que terminar el álbum en tres días según la disquera, ¿cierto?" 


"Bueno sí pero no me importa Lauren, puedo terminarlo luego, no creo que se enojen si saben la razón de por qué me voy." me respondió acercándose y empacando sus cosas.


Caminé hasta su bolso y lo aparté de sus manos. "No. Fin de la discusión, tienes que trabajar. Es tú responsabilidad." le dije.


"Lauren, ¿también vamos a discutir por esto?" me dijo y luego suspiró. "quiero ir contigo, acompañarte, ésto es difícil y quiero estar ahí para tratar de hacerte sentir mejor. ¿Me dejas?" 


Asentí y le di una media sonrisa. "Sólo si prometes que no vas a tener problemas." le condicioné entrecerrando los ojos.


"Lo prometo." me dijo y luego de la nada, me abrazó. 


"Gracias." le dije undiendo mi rostro en su cuello. Él se mantuvo en silencio y me besó la frente cuando lo miré. 


"Vámonos, estoy marcando el número de Scooter para que nos consiga un vuelo directo lo más pronto posible." me dijo tomando las cosas y escribiendo en su teléfono apurado mientras salíamos del apartamento.




----




Estuve medio dormida/medio despierta durante todo el vuelo. Distraída y completamente ida. No sabía que esperar de mamá. No sabía cómo iba a estar cuando la viera.


Me reventé la cabeza pensando en qué hacer o decir. Qué pensar. 


Como dije, estaba ida. Ni yo, en éste punto, sé cómo me sentí en ese momento exactamente.


En el camino al aeropuerto con Kenny, los dos más de siempre y nosotros dos, estuve llorando silenciosamente con mi rostro escondido de los fashes en el hombro de Justin.








Y en abrir y cerrar de ojos estaba en el pasillo de la clínica en los brazos de mi papá.


"¡Lauren, que bueno que viniste! Despertó del coma pero está muy débil, tiene muchas heridas." me dijo acariciando mi cabello mientras lloraba sobre su franela manga larga de los Lakers. "¿Quiénes...?" susurró para que sólo yo oyera, refiriéndose a Justin y a Kenny, supuse.


Me quité un poco las lágrimas del rostro, "Papá, él es Justin, mi novio, sabes, el que conocí en el campamento y luego me visitó acá...Y él Kenny, su guardaespaldas. Chicos él es George, mi papá." los presenté, señalando a cada uno respectivamente. "No la situación más apropiada para conocerse pero bueno..." susurré para mi misma.


"Un gusto Justin, gracias por venir con Lauren, no debía venir sola." le dijo papá mientras les daba un apretón de manos a cada uno. 


Él asintió y sonrió a medias. "Es lo menos que podía hacer." dijo modestamente.


"Se subestima. Tenía miedo de venir y prácticamente me arrastró hasta aquí consolándome todo el camino." dije instantáneamente sonriendole, cosa que él hizo de en respuesta hacia mi. "¿Dónde está Max?" pregunté cuando me adecué de nuevo a la situación. 


"Está con tu tía Molly en el cafetín, comiendo algo. En unos minutos seguro llegan, tienen una media hora allá." me respondió.


Mi tía Molly, era hermana de mi papá, mi mamá y ella fueron inseparables desde que se conocieron en secundaria, de allí a que mamá conociera a mi papá. 


Fueron las mejores amigas durante la universidad también, vivían juntas y todo. Pero cuando mamá engañó a papá el año pasado, mi tía Molly dejó de hablarle, para ella mamá estaba muerta. Había hecho pedazos a su hermano, cabe destacar.


Y según la llamada telefónica entre mi papá y yo temprano, ella había dejado todo atrás -como yo- el rencor, la ira, el odio. Todo. Porque su mejor amiga estaba colgando en el hilo entre la vida y la muerte.


Así de fácil.


Todo se va en esos momentos. 


Las peleas innecesarias, los dolores, las mentiras, las heridas, -no todas, pero por lo menos no piensas en ellas como importantes- todo. Porque sólo te importa que esa persona esté bien de nuevo y puedas hablar con ella otra vez.


"¿Y el imbécil con el que se acuesta? ¿Él está aquí?" le pregunté a papá. 


"No, supongo que no le importa ahora que no está dispuesta." me respondió con rabia en su voz, cruzando los brazos en su pecho. 


Me limité a dejar el tema hasta ahí, porque había tocado un tema duro.


---




Luego de que mi tía y Max llegaron y estuvimos juntos hablando y tratando de entender lo que los doctores decían cuando Max se quedó dormido en mi regazo, Justin se sentó a mi lado.


"¿Cómo estás?" me preguntó tomando mi mano y apretándola. "Digo, después de las noticias de los doctores. ¿Qué dijeron?"


"Que estaba estable pero inconsciente. Sus signos vitales mejoraron pero tiene heridas profundas y tienen miedo de hemorragias internas." le dije sin sentimiento alguno en mi voz. Me sentía vacía. Si bien estaba estable, eso era sinónimo de que no me podía alegrar lo suficiente porque seguido me decían que podía desangrarse.


"Pero está mejor. Ten eso en mente porque necesitas mantenerte pensando que todo va a estar bien." me dijo y me dió un beso en la mano. Le sonreí débilmente y apoyé mi cabeza en su hombro. 


"Gracias, eres el mejor. Olvidemos todas esas peleas." le dije cerrando mis ojos un poco. Después de todo eran casi las 12am y mis párpados se iban solos por el cansancio. 


"Pensemos en eso luego, ¿está bien?" me preguntó y asentí sin decir nada. 


Sentí que cerré mis ojos por dos segundos pero cuando vi la hora habían pasado 36 minutos cuando mi papá me despertó diciéndome que nos iban a dejar entrar a verla. Dejé a Max, -todavía dormido- con Justin y corrí detrás de Molly y George. 


"Es sólo por un momento, y luego tenemos que irnos. No permiten que se queden tantas personas." me dijo papá mientras caminábamos hasta su habitación. 


"¿Quién se va a quedar?" pregunté y mi tía me respondió con un leve 'yo'.


"No tía, yo me quedo. Tú llevas todo el día acá, te llevaría bien un descanso." le respondí. 


"No, tú viajaste hoy y no fue un viaje corto a decir verdad, deberías descansar." me dijo y supe que no importa cuánto le discutiera ella iba a ganar la pelea.


Así es en mi familia. Fuera, las gano. Dentro, ni una.


"Está bien. Mañana me quedo." le respondí y ella asintió. 


Entonces entramos y vi a mi mamá allí, postrada en una cama. Con miles -exagero- de aparatos encima. Inconsciente. Ida. 


Porque ella no estaba ahí. Su cuerpo sí. Pero su voz no se oía. Sus ojos verdes no me miraban más. Estaba sólo allí, pero no lo que la hacía a ella, ella.


No lloré porque supuse que tenía que mantenerme fuerte por mi padre y mi tía. Tenía que ser fuerte para que ellos pudieran estarlo. 


Pero era simplemente difícil, viéndola ahí sabiendo que había una posibilidad de que ahí se quedara.


---


Cuando llegamos a mi casa, me sentí, por primera vez dentro de ella, en mi hogar.


Es raro porque, siempre vi esa casa como algo obligatorio, algo a lo que no pertenecía. Pero cuando caminé hasta la sala y llegué al porche de atrás, que da a la playa y respiré ese aire me sentí completa. 


"¿Lauren a dónde llevo las cosas?" me preguntó Justin detrás de mi. 


"Uhm a mi cuarto...ven yo te acompaño." le dije subiendo las escaleras en silencio. Entramos y dejamos todo en mi cama. 


Miré alrededor sintiendo más en casa, recordando todo lo que pasé acá. 


Sentía como si ésto uno de esos capítulos finales de una serie de televisión, cuando todo es dramático y extremadamente emotivo. 


"¿Nos vamos a quedar acá los dos?" me preguntó a lo que yo asentí con la cabeza. "¿Tú papá no se va a molestar?" 


"Justin, vivimos juntos. Y dudo que crea que vamos a tener sexo." le respondí soltando la primera risa del día.


Caminé hasta mi antiguo closet y revisé qué cosas seguían aquí, como pijamas viejas, y ropa y zapatos que no pude llevarme a L.A.


Luego de una extrema búsqueda, me puse unos shorts de pijama de muñequitos y una franelilla igual.


Entré al baño a y en eso la puerta de mi cuarto sonó y oí pasos. 


"¿Y Lauren?" se oyó la voz de Max preguntarle a Justin. Me quedé callada porque me estaba cepillando los dientes.


"En el baño, ¿la llamo?" le dijo Justin. 


"No, yo la espero." le respondió y el respondió que estaba bien.


Cuando salí ellos estaban hablando mientras Max le enseñaba sus comics y un montón de tonterías de niños.


"Hola Max, ¿me querías decir algo?" le dije sonriendo mientras me sentaba a su lado en la cama.


Él asintió y tragó saliva, "¿Mamá se va a poner bien?" me preguntó inocentemente y sentí que el mundo se me vino abajo.


"Eso espero." le respondí honestamente. Más no podía darle.


"¿Si ella se pone mejor vas a volver?" dijo poniendo su cabeza en mi regazo. 


"No porque estoy estudiando allá, pero prometo venir más a menudo, ¿eso te parece bien?" le dije acariciando su cabello una y otra vez.


"Sí" susurró y me abrazó antes de desearnos buenas noches e irse a su habitación.


"Eres adorable con tu hermano." me dijo Justin, sonriendo y besando mi mejilla.


"Soy adorable todo el tiempo." bromeé acostándome junto a él en mi cómoda cama. 


Dios, cómo la extrañaba.


Y dejé que el sueño se llevara éste horrible día, esperando -más que nada en el mundo- que vinieran mejores.



Escritoras: @infinityandxo y @thatflawlessgrl


4 comentarios:

  1. mas largos chicas porfiiis

    ResponderEliminar
  2. Necesito más capítulos, son mi pan de cada día, lol

    ResponderEliminar
  3. Mas largos? Han estado genial de vverdad siguiente!

    ResponderEliminar
  4. ELLAS ESCRIBEN PERFECTO *-* aparte se conocer a Justin escriben este de verdad que esas chamas son mis ídolas y amo a todas las de vnzjustinbieber LAS AMO A TODAS CHICAS <3 #summerboylieber #mafpamlover :$

    ResponderEliminar

¡Cuéntanos! ¿Que te Pareció?