Con la tecnología de Blogger.

13/4/2012

Fanfic: Summerboy 2da temporada capitulo 25.


Entre a el apartamento tirando la puerta detrás de mi. Fui a la habitación y tome la almohada de Justin y su sábana y las deje en el sofá. Entre al baño y sentí como tiraban la puerta del apartamento en la sala, cambié mi vestido por unas pijamas y recogí mi cabello con un moño mientras escuchaba cuando la puerta de nuestra habitación se abría.

"¿Lauren?, Lauren abre la puerta cariño" decía desde afuera y sentía su respiración en la ranura de la puerta hacerse cada ves más agitada supongo que por aguantar las ganas de llorar. "Cariño déjame hablarte, necesito que me escuches".

"¿Para que necesito escuchar algo que yo misma vi?" dije con un nudo en la garganta de inmediato abrí la puerta. "Justin, quiero dormir. Mañana hablamos" mientras mi voz se hacía cada vez más débil, lo aparte de mi camino para ir a la cama.

"Pero Lauren, dejame..." lo corte de una vez con una de las típicas respuestas a lo Lauren Lovin.

"Pero nada, voy a dormir" le dije ya gritando en el momento.

"Esta bien" dijo con la voz quebrada y esa mirada que me hacia sentir la peor persona en la tierra.



Salió del cuarto y me lancé sobre la cama, había un montón de cosas pasando por mi cabeza, las imágenes de Justin bailando con Nicole, Zac ofreciéndome su bebida. Pensamientos interrumpidos cuando Justin abrió la puerta de nuevo.

"Lauren, no puedo dormir yo no puedo dejar esto así, no puedo dejar que las cosas estúpidas que hago arruinen esto, yo no te puedo perder..." dijo mientras se sentaba en la orilla de la cama "Eres lo más importante que tengo y esperar hasta mañana sería demasiado".

Me senté en la cama de golpe "Ajá Justin y ¿Cual es la explicación? ¿Que ella te obligo a bailar?, no hay ninguna explicación justa y mucho menos para que me hayas gritado en la fiesta" dije mientras alzaba más la voz con cada palabra que pronunciaba. "Me hiciste quedar como una estúpida enfrente de todos" dije mientras sentía como una lagrima corría por mi mejilla.

Se acerco a mi y limpió la lagrima de mi mejilla "Yo no merezco tus lagrimas" dijo acariciando mi mejilla y mirándome a los ojos "Fui un estúpido y te pido perdón, nunca debí gritarte"

Tomó mi cara entre sus manos y me dio uno de esos de besos con los que sientes que nada más existe y te quisieras quedar por siempre en ese momento.


Desperté con el resplandor del sol que entraba por las cortinas que se nos había olvidado cerrar anoche, voltee a mirar a mi lado y Justin no se encontraba allí.

Fui al baño, cepille mis dientes y lave mi cara, al volver a la habitación encontré un desayuno servido en la cama con una flor y un papel que decía "Lo siento :(".

Termine mi desayuno y fui a la cocina para ver si me encontraba con Justin y allí estaba él terminando de ordenar la cocina.

Me senté sobre la barra "Gracias por el desayuno" dije mientras balanceaba mis pies que estaban en el aire.

Justin se volteo hacía mi "No es nada, ni mil disculpas serían suficientes para lo arrepentido que estoy"


"Sigo enojada... no tanto como ayer pero un poco," le respondí pasando un mechón de cabello que me estorbaba en la cara detrás de mi oreja. "Es sólo que, quisiera saber por qué, por qué estuviste con ella prácticamente toda la fiesta, porque ella te hirió y mucho. Cuando hablaste de ella engañándote apenas pudiste terminar de hablar sin quebrar la voz." 


"No lo sé. Ella siempre tuvo ese efecto en mí, me molesta, la odio pero cuando me pidió que bailáramos sentí que tenía 16 y la estaba conociendo. Es una manipuladora de todas formas, ni siquiera la quiero como amiga." me respondió junto a un suspiro. Se sentó en un banco al frente de mi y apoyó su cabeza en su codo el cual se encontraba en la barra. 


"Pero todavía sientes algo por ella." le dije, con miedo.


"No Lauren, no siento nada por ella. Todo está en el pasado." me respondió bajándome de barra y sentándome en su regazo.


"Claramente no te das cuenta. Justin, acabas de decirme que tiene un efecto sobre ti. Ella te hizo sentir como si nada hubiera pasado." le respondí levantándome.


"No siento nada por ella Lauren, te lo puedo jurar." me dijo.


"¡No jures en vano que tienes a Jesús en tu pierna!" le grité perdiendo el humor. 


Él volteó los ojos y se acercó a mi. "Puedo jurarte sin temor a nada que sólo te amo a ti." me dijo arrugando a penas la cara. 


"Estás mintiendo. Me doy cuenta por como arrugas la cara." le dije cruzando mis brazos en mi pecho. "Puedes ser sincero conmigo, ¿ok? me fascinaría." 


"Mierda Lauren ¿quieres saber la verdad? Sí, sentí cosas de nuevo por ella ayer, pero fue mi primer amor, está bien? es difícil desligarse de eso." me dijo poniendo sus brazos en el aire.


"Oh" fue lo único que salió de mi boca. Nada más. Me volteé y caminé hacia el cuarto de nuevo, buscando desesperadamente algo que ponerme para salir a aclarar mi mente. 


"No hagas como que eso no es lo que querías oír! No puedes enojarte, me empujaste a decirlo." gritó al entrar a la habitación detrás de mi.


"¿Espera qué?" le pregunté en un gritó no tan alto, más como una pregunta capciosa. "¿Que yo quería oírlo?" hice lo mismo y me quedé callada por un momento. "No Justin, no quería oírte decir que querías a alguien más. Quería que fueras sincero conmigo, porque sabía que mentías. No estoy feliz si eso crees, de hecho, no quiero ni verte, déjame en paz." culminé y le di la espalda terminando de buscar mi ropa.


"¿Que te deje en paz? Quién te entiende. Pides algo y cuando te lo doy te enojas." me gritó.


"¡Sólo cállate y vete! Ve a buscar a Nicole y desaparece." le grité en respuesta entrando al baño con unos jeans y una blusa.


"Está bien, voy a esperar a que tu te desaparezcas y te vayas con John, ¿mejor? Aunque no creo que logres hacer nada con él, porque de divertido no tiene una mierda." me gritó de nuevo haciéndome enojar unas 10 veces más.


Hice eso de respirar y contar para que el enojo se pase.


Y lo empeoró. 


Salí de un golpe del baño y me puse unas botas cortas, tomé mi teléfono y mi bolso y ni me molesté en verlo hasta que llegué a la puerta y volteé. 


"¿Sabes qué? Eso mismo voy a hacer. Voy a buscar a John y voy a hablar con él, y cuando regrese te voy a contar todo, para que entiendas de una vez por todas que no hay nada entre nosotros, y que esos celos ridículos no se quitan con viajes a la playa, se quitan con la verdad. Hemos suprimido todas las peleas que hemos tenido y hemos creado un agujero negro y Justin, de aquí no vamos a salir." le dije firme, pero sin llegar a gritar y salí de la puerta sin mirar atrás.




--




Como cosa rara Justin no me había llamado desde que salí con John durante nuestra discusión.


Lo peor es que ahora era peor porque Justin me hizo dar cuenta lo aburrido que era estar con John. Si no estábamos hablando sobre cosas del instituto que hicimos o comiendo nos poseía un silencio incómodo. De esos que te hacen pensar en hasta la cosa más pequeña e insignificante que se te ocurra para acabar la agonía de estar tan incómodo. Bueno, así.


"¿Quieres comer helado?" me preguntó mientras caminábamos cerca de una heladería. Una que según Mel, era una mierda.


Ironía hecha ocasión.


"Claro!" susurré tratando de ser amable, algo que ya se había hecho costumbre. Llegamos a la tienda y duramos unos miserables 5 minutos y 36 segundos esperando en fila. "¿Qué sabor quieres?" me preguntó despertándome de mi discusión mental entre los Montesco y los Capuleto. "Pistacho y chocolate" sonrió y luego de quedar mirando al vacío pidió dos helados de cono. Del mismo sabor.


Aquí está el detalle: no me vas a hacer quererte sólo porque ordenas el mismo sabor que yo en un helado. Más bien, amaría que lo odiaras, y que ordenaras otro, para discutir nuestros gustos.


Y el problema con John es que no tiene suficiente confianza en sí mismo como para tratar de ganarme siendo él mismo. 
Basta de psicoanálisis. Sigo, prosigo.


Así que luego de dos silenciosos minutos nos dieron nuestros helados, nos sentamos en una mesa de esas que están pegadas a la pared y son acolchadas. Bueno, esas. 
El helado si era una mierda, así que decidí comerlo muy rápido para que pensara que me encantaba y para acabar con esta tortura rápido. "¿Te gustó?" dijo mientras comía un poco y yo en cambio, me atragantaba de helado de pistacho y chocolate hecho hace unos diez años. Asentí y sonreí, de nuevo, tratando de ser amable. "Sí, está divino" respondió riendo.


Y se pone peor. 


De comer tan rápido me dió hipo combinado con dolor de cabeza. Y no hay nada, repito, nada que me saque de quicio más rápido que cuando me da hipo.


"¡Tengo..hipo..rápido..asústame!" dije desesperada, no sólo por el hipo; era como si estuviera gritando para poder terminar este día de una vez por todas. 


Luego, para empeorar todo -no estoy exagerando nada, me logró asustar con las palabras más tenebrosas que pueden existir.


"Estoy enamorado de ti."




--




No supe como reaccionar así que corrí. Corrí hasta salir de la heladería y hasta haber pasado unas tres cuadras.


No sentía nada por John y por supuesto que sabía que él sí, pero el sólo hecho de que lo haya admitido hace todo real. Entonces me doy cuenta que de alguna manera debí darle esperanzas. 


Soy una mierda.


Pero aunque esto había pasado no pude evitar preguntarme a dónde iba mi relación con Justin, porque nada bueno puede salir de "siento algo por mi ex novia".


Tenía miedo, no, más, estaba aterrorizada. Me sentía como si me jalaran hacia el suelo y estuviera a unos pocos jalones de enterrarme.


La realidad estaba tapada por una manta y no podía visualizar nada lo suficiente como para analizar mi próximo movimiento, mi próxima decisión.


Estaba ahogada, aprisionada pero sólo mentalmente. 


Lo último que me imaginé que sucedería sucedió luego. 


Mi madre llamó, para arruinarme más el día por supuesto. 


"¡Lauren! ¡Que bien que contestas! Quería hablarte sobre tu tarjeta de crédito, la que dejaste en Miami." me dijo apenas coloqué de malagana el celular en mi oído. 


"Wow, que cálida sorpresa madre. Yo mal, terrible, ¿y tú?" le respondí ignorando su superficial necesidad.


"¿Lau me oyes bien, mi vida? Te hablé de la de crédito." me dijo indiferente por mi vida como siempre. 


"Sí, te oí todo y no me importa un carajo la plata que necesites para compras lo que sea que tengas ganas de comprar. Tengo problemas, estoy mal y a ti no te interesa nada. No tengo ánimos de discutir, pídele dinero al imbécil con que te acuestas." le respondí caminando sin saber a dónde.


"¿Disculpa? ¿Qué me acabas de decir? No te voy a aceptar ni una mierda así Lauren, ¿me oyes? En lo que me queda de vida espero tu respeto." me respondió, ahora furiosa. 


"¿Respeto? Eso se gana y tú no lo mereces. No te importo un carajo mamá, no te importa nadie excepto tú misma. Engañas a papá porque te da la maldita ganas, le pides plata igual. Ahora mismo me podría morir y te preocuparías más por qué zapatos tendrías que usar para mi velorio. Estoy asqueada de ser tu hija." le grité sacando toda mi ira acomulada en la mujer del otro lado del teléfono que hace casi 18 años me dió a luz sin en verdad querer hacerlo.


"¡¿Sabes qué?! Sí, hago todo eso porque me da la maldita gana y a ti no te debe importar un coño porque no eres mi madre, eres mi hija y me tienes que respetar no importa que no sientas que lo merezco. Te he criado y aguantado por todos estos años y qué me gano? Unos gritos por el teléfono?" me gritó de vuelta.


"No te mereces una mierda. ¿Me criaste? Las nanas me criaron, jamás pusiste un pie en alguna actividad fuera de la comida en el club de los sábados. ¿Te interesa mi vida? ¿Oíste hace un momento cuando te dije que todo me iba mal? No, sólo te importa tu plata, tu vida social y las apariencias. Estoy harta. Completamente harta. Teniendo una madre así prefiero no tener nada. Vete al infierno." le grité y cancelé la llamada. 


No pensé en nada durante los diez minutos que tardé en llegar al apartamento.


No había nadie, porque era hora de ir al estudio a terminar para Justin.


Me acosté en el mueble negro del living y no quise pensar más en nada mientras trataba de ahogar las lágrimas dentro de mis ojos.


Pero eso no duró mucho, porque cuando mi teléfono volvió a sonar y contesté a la voz quebrada de papá no aguanté más.


"..Tuvo un accidente, está muy mal, en terapia intensiva, Lauren, te necesita aquí..." 


Mi mamá.


Escritoras: @infinityandxo


Dejen comentarios para poder publicar el próximo cápitulo, mientras más comentarios mejor.

11 comentarios:

  1. WTF? ME QUIEREN MATAR? DE VERDAD QUE SI!! COMO VAN A HACER ESO? HACEN QUE LAURE PELEE CON JUSTIN Y HACEN QUE SU MAMA TENGA EN ACCIDENTE? USTEDES QUIEREN QUE ME DE UN PUTO INFARTO. JAMAS HABIA LEIDO QUE JUSTIN LE HABLARA ASI A LAUREN EN TODA SU RELACION. NI CUANDO ELLA LE DECIA LAS COSAS MAS MALAS DEL MUNDO. DIOS QUE HORROR. ME DIO ALGO. TIENEN QUE SEGUIRLA MANANA. ENTENDISTE ANDREA? SINO TE LLEGARA UNA MENCION EN TWITTER DICIENDO QUE ME MORI POR ESPERAR QUE SUBIERAN UN CAPITULO DE UNA NOVELA. JAJAJAJAJAJJA AMO SUMMERBOY OK? SIGANLA!

    ResponderEliminar
  2. Este cap estuvo BUENISIMO, bueno como todos!
    AMO #Summerboy

    ResponderEliminar
  3. OMG QUE BUEN CAPITULOOOOOOOOOOOO.
    MANANA TOCA EL 26?:D NO PUEDO ESPERARRRRRRRRRRRRR.

    ResponderEliminar
  4. OHDIOS! Aunque me encanta la dulzura que llevaba la historia, este era el toque dramatico que le faltaba! No puedo esperar para el proximo!!!

    ResponderEliminar
  5. porque el iercoles no montaron nada? bueno equis, esta bueniiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiisimoooo siguee

    ResponderEliminar
  6. DIOS MIO. EPA SIGANLO ME ESTOY DESESPERANDO! ANDREA TE LLEGARA LA MENCION PROMETIDA LOOOOOL

    ResponderEliminar
  7. SIGUELAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA LA AMOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO POBRE :C #Anyela

    ResponderEliminar
  8. SIGAN YA LA NOVELA. NO DEJEN A LA GENTE CON LA INTRIGA CARAMBAAAA AMO SUMMERBOYYYYYU

    ResponderEliminar
  9. SIGUELAAA!no la puedes abandonar asi! enserio siguela ....

    ResponderEliminar

¡Cuéntanos! ¿Que te Pareció?